CONTRATO DE ARRENDAMIENTO RENTA ANTIGUA

DENEGACIÓN DE LA PRÓRROGA FORZOSA RENTA ANTIGUA

DENEGACIÓN DE LA PRÓRROGA FORZOSA RENTA ANTIGUA

Los contratos de renta antigua son aquellos contratos de arrendamiento de vivienda o de local comercial celebrados antes del 9 de mayo de 1985, que se caracterizan por la larga duración del contrato y una renta muy baja en comparación con los precios del mercado actual.

Los contratos de arrendamiento de renta antigua están regulados por la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964. No obstante, la Ley de Arrendamientos urbanos actual, la de 1994, regula en sus disposiciones transitorias segunda dichos contratos, en su disposición segunda en cuanto al contrato de arrendamiento de vivienda, y, en su disposición tercera en cuanto al arrendamiento de locales comerciales de renta antigua.

Los contratos de arrendamiento de renta antigua están sometidos a la llamada “prórroga forzosa”. La prórroga forzosa comporta que el propietario tiene que prorrogar el contrato de arrendamiento hasta el fallecimiento del inquilino, e incluso, permitir la subrogación en el contrato de arrendamiento de determinados parientes tras el fallecimiento del inquilino, tales como el cónyuges o descendientes.

Si necesita más información sobre la subrogación en el contrato de renta antigua, le recomendamos la lectura del siguiente artículo: SUBROGACIÓN CONTRATO RENTA ANTIGUA.

El hecho de que el propietario tenga que prorrogar de forma forzosa el contrato de arrendamiento hasta el fallecimiento del inquilino, teniendo en cuenta la baja renta de estos contratos, a la práctica comporta que muchos propietarios estén en alerta para ver si concurre alguna causa de denegación de la prórroga forzosa, para solicitar la resolución del contrato de arrendamiento de renta antigua.  

¿Cuáles con las causas de denegación de la prórroga forzosa?

 Las causas de denegación de la prórroga forzosa se encuentra regulados en la Ley de Arrendamientos de 1964, en concreto en su artículo 62. Las causas de denegación de la prórroga forzosa son las siguientes:

 

  1. Cuando el arrendador necesite para sí la vivienda o local de negocio o para que los ocupen sus ascendientes o descendientes legítimos o naturales.

  2. Cuando el arrendador proyecte el derribo de la finca para edificar otra que cuente, cuando menos, con un tercio más de las viviendas que, en aquélla hubiere y una, como mínimo si no las hubiere en el edificio que se pretende derribar, respetando al propio tiempo el número de los locales de negocio si en el inmueble a derribar los hubiere.

  3. Cuando la vivienda no esté ocupada durante más de seis meses en el curso de un año, o el local de negocio permanezca cerrado por plazo igual, a menos que la desocupación o cierre obedezca a justa causa.

  4. Cuando el inquilino ocupe dos o más viviendas en la misma población y el uso de todas ellas no sea indispensable para atender a sus necesidades.

  5. Cuando el inquilino, en un plazo de seis meses inmediatamente anteriores a la fecha de la presentación de la demanda, hubiese tenido a su libre disposición, como titular de un derecho real de goce o disfrute, una vivienda desocupada y apta para la satisfacción de sus necesidades y de características análogas a la arrendada.

La resolución de un contrato de arrendamiento de renta Antigua no siempre es fácil, existiendo mucha jurisprudencia que ha ido interpretando las causas de denegación de la prórroga forzosa, fijando los requisitos o elementos que deben tenerse en cuenta para que pueda ser estimada la resolución contractual.

Es importante asesorarse con un abogado especialista en contratos de renta antigua a fin de que pueda indicarle si procede o no la resolución del contrato, tanto si eres el propietario como eres el inquilino.

En posteriores artículos, iremos tratando cada una de las causas de resolución del contrato de renta antigua.

¿Cuáles son las cuasas de resolución del contrato de arrendamiento?

Además de las causes de denegación de la prórroga forzosa, también existen causes de resolución contractual, las cuales se regulan en el artículo 114, las cuales serian las siguientes:

  1. La falta de pago de las rentas o de las cantidades asimiladas a la misma

  2. Por haberse subarrendado la finca sin consentimiento del arrendador, o en caso de ser autorizado por la propiedad, se perciba una renta superior a la fijada legalmente.

  3. La cesión o traspaso inconsentido del contrato.

  4. La transformación de la vivienda en local de negocio o viceversa

  5. Cuando por parte del inquilino o los que habiten con él, de forma dolosa, causen daños a la finca

  6. Ejecución de obras sin consentimiento del arrendador que modifiquen la estructura o debiliten la finca.

  7. Cuando en el interior de la finca tengan lugar actividades molestas, insalubres, peligrosas o inmorales.

  8. La expropiación forzosa del inmueble

  9. La declaración de ruina de la finca

  10. Por extinción del usufructo cuando el arrendamiento sea especialmente gravoso para la propiedad


¡Picón Abogados su despacho de abogados en Barcelona de confianza!

Valora nuestro contenido:
Escribe un comentario

*

Tu correo electrónico no se publicará.

©1992-2020 Picón Abogados - Te ayudaremos a resolver tus problemas relacionados con el derecho.

logo-footer

Síguenos en:

¿Quiere estar al día?

Déjenos su email para estar al día de todos los aspectos relevantes hoy en día sobre el DERECHO. Enviándonos su email, acepta nuestra Política de Privacidad. Sus datos, con nosotros, están protegidos. 

 

¡Muchas gracias por tu suscripción! Le informaremos una vez al mes de las últimas novedades jurídicas.