LOS GASTOS DE LA VIVIENDA HABITUAL

¿QUIÉN PAGA LOS GASTOS TRAS EL DIVORCIO?

Tras la ruptura de una pareja, son muchas las dudas que surgen a los miembros de la pareja sobre los efectos de dicha ruptura tanto en sus relaciones personales como en sus relaciones patrimoniales.

Una de las cuestiones que más dudas surgen es respecto a la vivienda habitual cuando esta es de propiedad de los cónyuges, más aún cuando se adjudica el derecho de uso a una de las partes.


¿Quién debe pagar los gastos de la vivienda?

Las consideraciones que se realizan son respecto la vivienda habitual, no afecta, a otras viviendas, como segundas residencias que podrían tener los cónyuges en común.

Para responder a esta pregunta, debemos tener en cuenta si existe un acuerdo o no entre los cónyuges o miembros de la pareja.

Como hemos manifestado en anteriores entradas de nuestro Blog, el proceso de divorcio, separación o extinción de la pareja de hecho se pueden tramitar de mutuo acuerdo mediante Convenio Regulador o de forma contenciosa.

En el caso de los procesos de mutuo acuerdo, son los cónyuges quién a través del Convenio Regulador acuerdan los efectos de la ruptura, donde pueden pactar sobre la atribución del derecho de uso de la vivienda familiar y sobre quién debe pagar los gastos de la misma. Por lo que los acuerdos que alcancen los cónyuges o miembros de la pareja respecto este aspecto serán perfectamente válidos.

Pero ¿Qué sucede cuando es un proceso contencioso y no hay acuerdos entre los cónyuges?

En el caso de Cataluña, el Código Civil de Cataluña, en su artículo 233-23 establece quién debe pagar los gastos de la vivienda habitual, distinguiendo dos grupos de gastos:

  • Las obligaciones contraídas por razón de su adquisición o mejora, incluidos los seguros vinculados, como podrían ser el préstamo hipotecario, seguro del hogar, etc., serán satisfechas a razón del título de constitución.

  • En cambio, los gastos ordinarios de conservación, mantenimiento y reparación de la vivienda, incluida la comunidad de propietarios, suministros, tributos y tasas anuales, como podría ser el IBI o las basuras, serán a cargo del beneficiario del derecho de uso.

Debemos tener en cuenta que dicha distribución de gastos solo tiene efectos entre las partes, no afecta a terceros. Con ello queremos poner en evidencia que si, por ejemplo, el beneficiario del derecho de uso no paga el IBI, el Ayuntamiento puede reclamar el IBI a ambos ex cónyuges como copropietarios, lo mismo podríamos decir con lo de la Comunidad de propietarios.

En los casos que resulta de aplicación en el Código Civil español, la distribución de los gastos, en defecto de acuerdo, no se resuelve de la misma forma que en el Código Civil de Cataluña, de hecho, ha sido el propio Tribunal Supremo quién ha ido perfilando que gastos debe asumir cada ex cónyuge, en este sentido se acostumbra a distinguir dos tipos de gastos:

  • Gastos inherentes a la propiedad, tales como la hipoteca, IBI, Comunidad de Propietarios, seguro hogar, reparaciones extraordinarias o de mejora. Estos gastos serán asumidos por los propietarios de la vivienda. (STS 27/06/2018).

  • Gastos inherentes al derecho de uso, tales como los suministros, pequeñas reparaciones, reparaciones ordinarias y necesarias por desgaste por el uso.Estos gastos serán asumidos por el beneficiario del derecho de uso.


GASTOS DE LA VIVIENDA HABITUAL

¡Picón Abogados su despacho de abogados en Barcelona de confianza!

Valora nuestro contenido:
Escribe un comentario

*

Tu correo electrónico no se publicará.

©1992-2020 Picón Abogados - Te ayudaremos a resolver tus problemas relacionados con el derecho.

logo-footer

Síguenos en:

¿Quiere estar al día?

Déjenos su email para estar al día de todos los aspectos relevantes hoy en día sobre el DERECHO. Enviándonos su email, acepta nuestra Política de Privacidad. Sus datos, con nosotros, están protegidos. 

 

¡Muchas gracias por tu suscripción! Le informaremos una vez al mes de las últimas novedades jurídicas.