CUSTODIA MASCOTAS

TRAS LA SEPARACIÓN DE LOS PROPIETARIOS

Cuando una pareja decide poner fin a su relación sentimental, en la mayoría de casos, debe procederse a regular los efectos de dicha separación, en especial cuando existen hijos comunes o bienes comunes. No obstante, a veces deben regularse otros aspectos fuera de lo común como por ejemplo ¿Qué sucede con el perro o el gato? Hoy hablamos de la custodia mascotas. 

Cada vez son más los hogares que tienen mascotas, ya sea un perro, un gato u cualquier otra. Cuando una pareja decide por separarse también tienen que decidir que van a hacer con las mascotas, incluso cuando no hay acuerdo, puede irse al Juzgado para que sea el Juez quien decide quién debe quedarse connuestra mascota o como debe repartirse el tiempo.

 

Recientemente, el Juzgado de Primera Instancia 9 de Valladolid ha declarado la copropiedad de un perro tras el pleito interpuesto por una pareja tras su separación y ha reconocido a cada uno de ellos el derecho a disfrutar del animal en periodos alternativos de seis meses cada año.

El Juez considera que en ausencia de una regulación específica, el juez considera que en este caso deben aplicarse como criterios de resolución del conflicto los previstos para las crisis matrimoniales. 

El Juez considera que “los animales no son cosas, sino seres dotados de sensibilidad, lo que implica que en determinados aspectos no se aplique supletoriamente el régimen jurídico de las cosas, sino que se ha de respetar su cualidad de ser sensible”.

El juez considera acreditado que tanto el hombre como la mujer son propietarios del perro, pese a que estaba inscrito sólo a nombre del dueño en el registro administrativo.

Por tal motivo, otorga a ambos propietarios un derecho de posesión y disfrute compartido del perro, que en este caso, teniendo en cuenta que uno residirá en Alicante y el otro en Valladolid, se establecen periodos alternativos de 6 meses. Todo ello teniendo en cuenta el bienestar del perro llamado Cachas.

Asimismo, también establece un derecho de visitas a favor del propietario no custodia, de visitar el perro una fin de semana al mes.

Finalmente, fija que los gastos de atención sanitaria, veterinario, vacunas y otros extraordinarios, serán sufragados al 50 % entre los 2 propietarios, previa justificación documental de los mismos. Los relativos a comida/peluquería, cada parte asumirá los mismos durante su periodo de posesión.

Es evidente que las mascotas tienen un lugar importante en las vidas de sus propietarios, por lo que no es frecuente tener que adoptar decisiones sobre los mismos cuando finaliza la relación de pareja, incluso acudir a un Juez para que establezca con quién debe quedarse el perro o los periodos que debe estar con cada propietario.


Si te encuentras en una situación parecida ¡No dudes en llamarnos! 

Valora nuestro contenido:
Escribe un comentario

*

Tu correo electrónico no se publicará.

© 1992-2018 PICON ABOGADOS - Tu Bufete de Abogados en Barcelona | Te ayudaremos a resolver tus problemas relacionados con el derecho

logo-footer

PUEDES SEGUIRNOS EN:                   

¿Quiere estar al día?

Déjenos su email para estar al día de todos los aspectos relevantes hoy en día sobre el DERECHO. Enviándonos su email, acepta nuestra Política de Privacidad. Sus datos, con nosotros, están protegidos. 

 

¡Muchas gracias por tu suscripción! Le informaremos una vez al mes de las últimas novedades jurídicas.